imprimir | pdf             intranet                                                                                                            

Altruismo y SN

            


La selección natural del altruismo


Desde el paradigma darwiniano, la conducta altruista y la selección natural se ven como dos conceptos antitéticos. La selección darwiniana premia la capacidad competitiva entre organismos, y difícilmente puede entenderse como una conducta altruista, por la que un organismo renuncia a su propio éxito reproductivo en beneficio de otros individuos de la especie, puede tener éxito evolutivo. Sin embargo, abundan los ejemplos de altruismo en el seno de las especies, desafiando en su mismo núcleo la teoría de la evolución por selección natural. En palabras de E. O. Wilson, el altruismo “es el problema teórico central de la sociobiología”. En los años 50-60 cierta visión naïf del proceso darwiniano pretende explicar el altruismo dando por supuesto que la selección natural actúa por el bien de la especie. Esta explicación provocó una contundente respuesta por los teóricos evolutivos, en la que llegan a identificar el problema del altruismo con la cuestión de cuál es la unidad de selección. Concluyen que las especies no tienen las propiedades cohesivas que tiene un organismo, por lo que es muy improbable que la selección a nivel de la especie pueda superar la selección en contra de un organismo altruista. Los críticos van incluso más lejos, y proponen que la unidad de selección ni siquiera es el organismo, sino los genes. Todo carácter que evoluciona debe digitalizarse en secuencias de DNA, y puesto que el gen es el único replicador, es la unidad de evolución. Desde esta perspectiva, la del gen egoísta, el altruismo es aparente, no es real. El altruismo se puede explicar a través de la selección de genes, pues en todo acto “altruista” se seleccionan genes familiares o se espera reciprocidad. Muchos ejemplos clásicos de altruismo, cómo las llamadas de alerta en aves, el control de la densidad de la población, etc., pueden explicarse alternativamente por selección de genes. Si un modelo de selección génica puede explicar el altruismo, por parsimonia deberíamos entonces considerarlo correcto. El éxito de la teoría del gen egoísta ha condenado al ostracismo los procesos de selección a otros niveles que no sean el del gen o el organismo. Pero el principio de parsimonia elimina por definición otros niveles, cayendo en la falacia del promedio. Así, el altruismo puede también entenderse como una adaptación a nivel de grupos de organismos, en tanto que las conductas egoístas serían  adaptaciones individuales dentro de los grupos. Si los altruistas tienden a asociarse con altruistas, entonces el altruismo puede evolucionar por selección de grupo. Esta visión de selección multinivel parece ser más adecuada para explicar los niveles en los que se estructura lo vivo.   

 

Resumen Conferencia jornadas La selección natural a debate. Museu de la Ciència, Barcelona - Mayo 2000. 

Presentación | Evolución biológica | Genética poblaciones | Creación vs Evolución | Selección natural I | Selección natural II | Biodiversidad-Evo | Senescencia | ADN egoísta | Altruismo y SN | Reseña histórica | Los nombres | Frases | Resúmenes | Enlaces | Libros y News | Autor | 





Ensayos sobre la evolución biológica
Autor: Antonio Barbadilla
Universitat Autònoma de Barcelona


Enjoy learning about Genetics, Biological Evolution and Bioinformatics!